Mira por qué debes comer más remolachas, son grandiosas para el cuerpo

Gracias a su bonito color rojo brillante, las remolachas se reconocen al instante. Si su sabor terroso no siempre es unánime, los gourmets utilizan cada vez más la remolacha en la cocina. Es una excelente noticia cuando sabemos que su contenido en nutrientes esenciales es un activo real para nuestra salud diaria.


Característica de la remolacha

Excelente fuente de antioxidantes;

Contenido raro de betalaína;

Promueve la salud ocular;

Contribuye a la salud del sistema cardiovascular;

Rica en micronutrientes esenciales.

Micronutrientes que contiene la remolacha

Durante mucho tiempo, se ha acusado a la remolacha de tener un contenido demasiado alto de azúcares para ser considerada un alimento saludable. Sin embargo, además de un contenido en carbohidratos muy razonable, se beneficia de un completo e interesante perfil nutricional. Entre los micronutrientes contenidos en la pulpa de la remolacha, podemos citar los siguientes:

Vitamina A, C, E, K, B2, B9, B1, B5, B6.

Cobre.

Hierro.

Magnesio.

Manganeso.

Calcio.

Potasio.

Los beneficios de la remolacha

Gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales, la remolacha es un verdadero aliado para nuestra salud. Como todas las frutas y verduras, y cuando se consume como parte de una dieta variada y equilibrada, tiene un efecto preventivo sobre muchas patologías crónicas.

Leer también: Coma más remolachas para estimular la recuperación, combatir la inflamación, ayudar a la desintoxicación del hígado 

Riesgo reducido de cáncer

Un estudio ha demostrado que el consumo de betanina, uno de los pigmentos que dan a la remolacha su color característico, redujo la aparición de cáncer de piel, hígado y pulmón en animales. Además, las investigaciones indican que los carotenoides en las hojas de remolacha pueden ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer, como el de mama y el de pulmón.

Poder antioxidante

La remolacha es una de las verduras con mayor poder antioxidante. Los antioxidantes son compuestos que protegen a las células del cuerpo del daño causado por los radicales libres. Estas son moléculas muy reactivas que se cree que están involucradas en la aparición de enfermedades cardiovasculares, ciertos cánceres y otras enfermedades crónicas.

Salud ocular

Según varios estudios, una ingesta regular de luteína y zeaxantina, carotenoides contenidos en las hojas de remolacha, se asocia con un menor riesgo de degeneración macular, cataratas y retinosis pigmentaria. Sin embargo, se necesitan estudios más amplios para confirmar estos efectos.

Además, las hojas de remolacha (crudas o cocidas) contienen luteína y zeaxantina, 2 compuestos antioxidantes de la familia de los carotenoides. Se cree que estos compuestos tienen efectos beneficiosos sobre ciertos cánceres y sobre la salud ocular. De hecho, están particularmente concentrados en la mácula y la retina, protegiendo así el ojo del estrés oxidativo que podría causar daño.

Rendimiento deportivo

Algunos estudios han demostrado que el jugo de remolacha, rico en nitratos, tendría efectos beneficiosos sobre el rendimiento deportivo al reducir el costo del oxígeno durante el ejercicio continuo. El consumo de una dosis de jugo de remolacha también tendría efectos beneficiosos sobre el rendimiento cardiovascular en altitud. Otros estudios no han mostrado ningún efecto, pero parece que algunos sujetos responden de manera más marcada a la suplementación con jugo de remolacha que otros.

Una de las raras fuentes de betalaínas

La remolacha es una de las pocas plantas que contiene betalaínas, una familia de pigmentos que contribuyen a su color pronunciado. Se ha demostrado que estos compuestos son poderosos antioxidantes in vitro. En los humanos, una cierta proporción de betalaínas se encuentra en el torrente sanguíneo después del consumo de jugo de remolacha. Las betalaínas permanecerían estables en el tracto gastrointestinal sin una pérdida significativa de sus propiedades antioxidantes y su biodisponibilidad sería alta. También se cree que las betalaínas tienen propiedades antiinflamatorias, antitumorales y protectoras del hígado.

Compuestos fenólicos

Las remolachas contienen compuestos fenólicos, incluidos los flavonoides. Estos compuestos confieren a la remolacha un poder antioxidante que se mantendrá constante, incluso después de cocer la remolacha. La cáscara de la remolacha contendría al menos 3 veces más compuestos fenólicos que la pulpa. Sus hojas también son muy ricas. Un estudio ha demostrado que el contenido de compuestos fenólicos en el jugo de hojas de remolacha fresca es el más alto entre varias plantas, superando el contenido de jugo de espinaca y brócoli.

¿Cómo elegir la remolacha adecuada?

Las remolachas vienen en varias variedades: rojas, amarillas y blancas. La remolacha más conocida tiene un color tan pronunciado que se utiliza como colorante en la industria. La remolacha blanca se utiliza en particular para la fabricación de azúcar; también se le llama "remolacha azucarera".

Guarda bien la remolacha

Bodega: 1 a 3 meses a temperaturas cercanas al punto de congelación y 95% de humedad;

Refrigerador: 1 a 2 semanas en una bolsa de plástico perforada;

Congelador: cocínelos, córtelos en rodajas o cubos y póngalos en una bolsa para congelador;

Deshidratador: Durante la Segunda Guerra Mundial, se descubrió que la remolacha era, de todas las verduras, la que mejor secaba. Córtalo en rodajas finas y mételo en el deshidratador o en un horno a temperatura mínima, dejando la puerta ligeramente abierta.

Cómo preparar remolacha

La remolacha embellece todos los platos. Sus hojas, que se pueden comer crudas o cocidas como la espinaca, son particularmente ricas en vitaminas y minerales.

Independientemente del método de cocción utilizado, se recomienda cocinar la remolacha con la piel para minimizar la pérdida de nutrientes. Se pela mucho más fácilmente cuando se cocina.

Algunas ideas de recetas fáciles con remolacha

1. Rallado y cocido al vapor rápidamente. Cúbralos con estragón, menta o mantequilla de eneldo;

2. Las hojas de remolacha, crudas o cocidas, se comen como las de espinaca o acelga;

3. Cocine las remolachas tiernas y sus hojas por separado y sírvalas junto con un alioli (salsa de ajo machacado, yema de huevo y aceite de oliva);

4. Al horno. Coloque remolachas enteras de un tamaño similar en un tazón. Vierta un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta. Mezclar bien con las manos para que queden bien cubiertas de aceite. En un horno a 250 ° C (475 ° F), hornee durante 45 a 60 minutos, dependiendo de su tamaño. Después de dejarlos enfriar unos minutos, pélalos simplemente deslizando la piel con las manos y sírvelos con la salsa de tu preferencia;

5. En chips. Pelar las remolachas y cortarlas en rodajas finas. Fríelos en aceite como lo haría con las patatas. Escurrir, salar y servir.

Publicar un comentario

0 Comentarios